Botellas de agua fría y de agua caliente para bebé

Agua caliente – Agua fría

Como bien su nombre indica, esta actividad es muy simple pero a su vez interesante y beneficiosa para el niño o niña.

Es un primer contacto con el contraste de temperaturas, que a medida que crece nuestro hijo o hija va instaurando en su cerebro. A mí me sirvió cuando mi hija Lua empezó a lavarse las manos solita y distinguir el agua fría de la caliente.

Tomamos dos botellas de agua, mejor que sean de plástico duro. Una la rellenamos con agua con cubitos para que esté bien fría, y la otra botella con agua caliente del grifo (no hace falta calentarla más porque puede ser peligroso para el bebé si la temperatura es muy elevada).

Nos sentamos junto a nuestro bebé y dejamos que sienta ambas botellas explicándole cuál es la fría y cuál es la caliente. Dejemos que experimente y sienta. Aunque pensemos que son demasiado pequeños para diferenciar el cambio de temperatura, por mi experiencia puedo deciros que no.

 

Experimentar con la diferentes temperaturas del agua

 

¡Descubre más actividades para niños de 6-12 meses!