Pasta de sal

Pasta de sal

La pasta de sal es una actividad muy creativa que deja libre la imaginación de cada niño y niña, por unos instantes se convierten en pequeños cocineros, artesanos o incluso joyeros. Es muy rápida, simple de preparar, de fácil conservación y está lista con tan solo 3 ingredientes.

Ingredientes

  • Agua tibia 
  • 1 vaso de sal fina
  • 1 vaso y medio de harina

Como medida puedes utilizar un vaso, taza, vasito de yogur, etc.

Si queremos hacer pasta de diferentes colores, podemos utilizar colorante alimentario, yo prefiero hacerlo con productos naturales (cúrcuma, agua de espinacas, agua de remolacha, fresas licuadas, café o cacao en polvo, etc.)

Importante, mezclar los colorantes previamente en el agua tibia y no en la masa, porque no se mezclarían bien.

Materiales

  • Moldes para galletas
  • Rodillo
  • Tenedores, cucharas o cuchillos de plástico
En fin, cualquier material que se os ocurra.

Preparación

Tomamos un recipiente o bol y mezclamos la harina junto con la sal, después poco a poco vamos añadiendo el agua. ¡A mi hija le encanta meter las manos dentro y amasar! Pero tendréis que ser vosotros los que valoréis si la consistencia es la adecuada para trabajar la masa.

 

Preparación de pasta de sal para niños y niñas

Creación de forma con la pasta de sal

 

Y aquí empieza la imaginación de cada uno. Podemos realizar formas y figuras, hacer collares, adornos navideños, botones, siempre dependiendo de los gustos del niño o niña y de su edad.

Si la masa es blanca la podemos pintar y barnizar, en cambio si la hemos hecho de colores podemos sólo hará falta que la barnicemos.

Para que la manualidad perduren dejad la pasta que se seque al aire libre girándola de vez en cuando, para que se seque de forma homogénea. Recomiendo ponerla en el horno a unos 100 grados 15 minutos e irla girando, así os quedará bien seca la masa. Una vez se haya enfriado la podéis pintar y luego barnizar.

Una de las mayores ventajas de la pasta de sal está en la masa y es su conservación: ponedla en una bolsa zip o hermética, (intentando que quede el menor aire posible dentro) en la nevera y veréis cuánto os dura.

¡Podréis usarla infinidad de veces!

 

¡Descubre más actividades para niños de 2-3 años!